Solo en casa ¿O no?

Ven a mi casa esta Navidad (Luis Aguilé)

No va a ser fácil escribir esto. Puede resultar ñoño, sinsiblón, empalagoso y dar pena, o por el contrario, ver agradecimiento, ilusión, esperanza y luz. El sentido se lo dará el lector con independencia de la intención del que escribe.

Esta vieja canción siempre me ha gustado. Es bonita. Entrañable. Transmite serenidad y bondad. Su melodía es una tranquila sobremesa de risas y acogidas emociones ¿Hipocresía navideña? Quizá. Depende de cómo quieras escucharla. Yo me la creo porque así decido hacerlo. La he sentido desde la perspectiva del que la canta, pero este año, la vivo desde el que la escucha y a quién va dirigida.

Me sincero totalmente cuando digo que, algún día no lejano, seré el que habla y el que escucha. Seré anfitrión e invitado. Haré mi propio hogar porque estoy entendiendo que llevo ese concepto en mi. Soy hogar y no hará falta más que estar y estaré. Estaré lleno conmigo y podré acompañar a quién desee hacer un estanque más amplio, que por lo pronto, es mi hija. Esa que ríe tanto con Charlot.

Las circunstancias dadas implicaban estar solo en Noche Buena. No me entristecía por ello. Es peor desde el punto de vista de los que les gustaría acompañarme y no pueden que desde el propio. Como dice la canción, si recuerdo a mi madre que está a más de 600 Kilómetros y con el Mediterráneo de Serrat y Los Rebeldes por medio, sé que lo siente mucho más que yo. Para mi solo iba a ser una noche tranquila y serena, con una cena sencilla (porque no sé hacer nada complicado), con mi gorrito y a dormir prontito… y tan feliz. Pero la canción también dice “o a un hijo que no está”, y si pienso en mi hija, la imagino adulta y sola, entonces entiendo a mi madre, a mi padre y a todos los que me quieren, que por suerte y a pesar de… ahí están, o mejor dicho, allí están.

Estoy lejos de mis amigos de siempre, de mi tierra y ahora no termino de sentir mi hogar. Aún no he llegado a mi mismo y no dejo de pensar y recordar… vamos que la canción lo clava y si aún la escuchamos es porque hay mucha gente en esta situación. Pero era necesario que fuera así. Así se ha dado y así aprendo.

Hace poco entregué un trabajo a una familia. Un vídeo montaje que me daba miedo abordar, de modo que lo abordé del todo. Me convertí en esas imágenes y sentía cada una de ellas para ver más allá de sus colores y llegar a lo que realmente significan. Con mayor incertidumbre se lo enseñé, y con inmensa tranquilidad quedé al saber de su emoción al verlo. Maravilloso. Todo encajaba… y sin esperarlo recibo un mensaje de “tengo una propuesta que hacerte”. “¡Claro!” Dije. “¿Cambiamos algún rótulo, modificamos alguna transición del vídeo…?”. “No Francis. Lo que queremos es que vengas a pasar la Noche Buena con nosotros”.

(Perdón, me cuesta seguir escribiendo…)

Intento seguir… No pude responder al momento. Se llenó mi estanque más de su capacidad. Me desbordó la emoción y el sentimiento de agradecimiento. Tanto por mí, como en nombre de los que “allí están”. No lo esperaba, no lo necesitaba y así pasó. Pasó que sorpresas de este tipo no se dan todos los días. Pasó que me sentí querido aquí. Pasó que me sentí muy grande sabiendo que soy pequeño… Pasó que me llenaron de gratitud, ilusión, esperanza y luz por darme algo que sin necesitarlo, amaba.

El mundo está lleno de buenas personas y voy a ser una de ellas.

10 comentarios en “Solo en casa ¿O no?”

  1. No necesitas ser una de ellas. Tu ya eres una buena persona desde que viniste al mundo y gracias a Dios te has encontrado con otras personas como tú
    Ya sabes el dicho Dios les cría y ellos se juntan

    Responder
  2. Bonitas palabras las que has escrito y en estas fechas que vienen y en los tiempos que corren hace mucha falta pensarlas sentirlas,escribirlas y decirlas.Eres muy valiente,no solo escribiendo(que ya es difícil porque es soltar parte de ti mismo y que quede reflejado) sino en subirlo para que la gente pueda leerlo.No mucha gente es capaz de hacerlo.

    Te deseo lo mejor y no dejes de escribir o no dejes de decir porque hace falta,mucha falta.

    Responder
    • Gracias, muchas gracias. Seguiré escribiendo, pues de momento me hace falta incluso a mi.
      Cuando alguien más lo siente todo cobra sentido y si, como mencionas, hace falta decir, también es necesario escuchar. Yo diría que incluso más.
      Un abrazo amigo.

      Responder
  3. Me siento muy identificada con este texto y con esta canción, tu ya lo sabes, a veces no se sabe expresar con palabras, pero aquí están, las has dicho, y tanto como un yo, como el yo que es madre, entiende desde cada punto de vista, lo que significan esas palabras.
    En ocasiones encuentras voz en otros lo que no sabes decir, gracias

    Responder

Deja un comentario